Proyecto educativo

Nuestra forma de trabajar con los niños y las niñas se basa en la investigación y el descubrimiento. Es por esto que nuestro método incide en la importancia de la motivación y busca el placer de aprender.

Así a partir de la investigación, la comparación, el intercambio, y de dar cabida a la incertidumbre, la intuición, la curiosidad, se va dando el proceso de aprendizaje necesario gracias a usar como vehículos del mismo, la expresión artística y el juego. Creemos vital que desarrollen su creatividad y potenciar su fantasía creadora.

Somos conscientes de la gran importancia de inculcar un espíritu crítico en los niños, por eso nuestro proyecto educativo está basado en enseñarles a pensar a través del enfoque REGGIO EMILIA.

Uno de nuestros principales objetivos es trabajar a través de proyectos respetando el interés que muestre el propio niño ayudándonos del arte ya que es una herramienta muy útil, debido a que los niños son por naturaleza artistas o ingenieros, poetas y músicos. La creación artística abre la vía para el aprendizaje de todo tipo de conocimientos y habilidades. La creatividad existe en el pensamiento que dirige, organiza y confiere su lógica y sus efectos a los diferentes lenguajes expresivos.

El ambiente es otro educador y por ello proporcionamos a los niños una educación en la que les mostramos la realidad de lo que nos rodea. Les ofrecemos el sistema al que pertenecen, por medio de la propia naturaleza y esencia de los materiales.

El afecto es de suma importancia en la vida del niño. Influye en el concepto de sí mismo, en el que el niño se forma acerca de las demás personas y del medio ambiente. Todo esto influye en su capacidad para adaptarse a la vida. El niño expresa sus afectos a través de sus emociones.

En las actividades de experimentación nos centramos en trabajar en los siguientes objetivos generales:

♦ Descubrir, conocer y controlar progresivamente su propio cuerpo, sus elementos básicos, sus características, valorando sus posibilidades y limitaciones, para actuar de forma cada vez más autónoma en las actividades habituales.
♦ Relacionarse con los adultos y otros niños, percibiendo y aceptando las diferentes emociones y sentimientos que se le dirigen, expresando los suyos y desarrollando actitudes de interés y ayuda.
♦ Observar y explorar activamente su entorno inmediato y los elementos que lo configuran y, con la ayuda del adulto, ir elaborando su percepción de ese entorno, y atribuyéndole un significado.
♦ Coordinar su acción con las acciones de los demás, descubriendo poco a poco que todos tienen su propia identidad, sus pertenencias y relaciones y aceptándolos
♦ Descubrir diferentes formas de comunicación y representación, utilizando sus técnicas y recursos más básicos, y disfrutar con ella.

El papel del adulto es el de guía, ante cualquier actividad del niño, debe acompañar, permitir, favorecer, observar, registrar, documentar y posteriormente reflexionar. Se observa, se registra y se documenta para dar valor a las acciones de los niños.

Nuestro objetivo primordial es conseguir educar íntegramente a nuestros alumnos a partir del cariño.


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información